Navarra Digital

RECLAMADOS POR DELITOS COMETIDOS ENTRE 1997 Y 2021

La Policía Nacional detiene a cinco fugitivos en Barcelona por asesinato, tráfico de drogas y tenencia ilegal de armas y municiones

Las autoridades serbias llevaba años buscando a otros de los arrestados por tráfico de drogas, a quien, además, se le intervinieron numerosos documentos identificativos a nombre de otra persona, con los que pretendía regularizar su situación en España y eludir las responsabilidades penales pendientes en su país
pistol-2948729_1280
Pistola. Imagen de archivo
La Policía Nacional detiene a cinco fugitivos en Barcelona por asesinato, tráfico de drogas y tenencia ilegal de armas y municiones

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Barcelona, en operaciones independientes, a cinco fugitivos que tenían en vigor diversas Órdenes Internacional de Detención u Órdenes Europeas de Detención y Entrega interpuestas por las autoridades albanesas, francesas, pakistaníes y serbias por diferentes delitos cometidos entre los años 1997 y 2021. Todas las operaciones policiales han sido llevadas a cabo durante el presente mes de julio.

Detenido por asesinar a otro individuo en Pakistán tras una disputa

En la localidad de Hospitalet de Llobregat, los agentes de la Policía Nacional procedieron a la detención del cuarto fugitivo, de origen pakistaní, que tenía en vigor una Orden Internacional de Detención formulada por las autoridades de Pakistán por un delito de asesinato llevado a cabo en el año 1997.

Los hechos ocurrieron cuando el reclamado accedió a un domicilio situado en la aldea de Dewna Mendi, en el distrito de Gujrat, en Pakistán, y disparó contra otro individuo tras una disputa anterior mantenida entre ambos, ocasionándole la muerte. El autor de los disparos huyó, posteriormente, del país con la intención de evitar la justicia.

Durante la investigación, se encontraron evidencias de la participación del reclamado, emitiendo el Tribunal del Distrito de Gujrat una Orden Perpetua de Detención con la finalidad de llevar a cabo el procesamiento del reclamado, enfrentándose a una pena de prisión a perpetuidad. Las investigaciones, iniciadas tras recibir la comunicación de solicitud de su localización y detención, desvelaron el domicilio del fugitivo, estableciéndose un control policial en sus inmediaciones y detectándose su presencia unas horas más tardes. Se procedió en esos instantes a su detención.

Fugados de la justicia francesa y albanesa

En la localidad barcelonesa de Santa Susana ha sido detenido un fugitivo de origen moldavo al que le constaba una Orden Europea de Detención y Entrega interpuesta por las autoridades francesas por un delito de tráfico de drogas. Los hechos por los que se le buscaba ocurrieron en septiembre de 2015, cuando, durante la ejecución de un control, la Policía de Perpiñán detectó cómo un conductor abandonaba su vehículo y huía a pie. En su interior encontraron 132 kilogramos de resina de hachís. Simultáneamente, los agentes detuvieron a los ocupantes de otro vehículo que había rebasado la frontera desde España unos minutos antes, y que habían efectuado un giro en forma de U. Actuaban como lanzadera del vehículo que transportaba la droga. 

Varias gestiones de los agentes franceses permitieron identificar al fugado, quien se enfrenta a una pena de diez años de prisión. Tras tener conocimiento de la orden de detención, los agentes de la Policía Nacional establecieron un dispositivo de control y vigilancia en las inmediaciones de su domicilio siendo, finalmente, localizado y detenido.

En una operación distinta, los agentes arrestaron a un segundo fugitivo en la estación de Barcelona-Sants. El detenido, de origen albanés, tenía en vigor una Orden Internacional de Detención emitida por las autoridades de Albania por un delito de amenazas y tenencia ilegal de armas y municiones.Los hechos que se le imputan ocurrieron en enero de 2014 en Tirana, la capital albanesa, cuando el reclamado mantuvo una pelea con el hermano de su novia y con otra persona. Una hora después del incidente, el detenido acudió al domicilio de una de las personas con las que se había peleado y la amenazó con un arma de fuego, efectuando un disparo al aire.

Su detención en España fue practicada por agentes que se encontraban desempeñando sus funciones en la estación de ferrocarril de Barcelona-Sants.

Detenido en el aeropuerto de Barcelona-El Prat

Ese mismo día, y de nuevo en una operación independiente a las anteriores, los agentes de la Policía Nacional detuvieron en el aeropuerto de Barcelona-El Prat a otro fugitivo nacido en Georgia, al que le constaba una Orden Europea de Detención y Entrega emitida por las autoridades francesas por un delito de tráfico de drogas.

Fue en enero de este año cuando, como consecuencia de la aprehensión de 320 gramos de cocaína en un control de carretera realizado por los agentes de la Comisaría de Policía de Quimper, en Francia, se efectuaron varios registros domiciliarios, donde se encontraron, entre otros efectos, un kilogramo de hachís, 11.000 euros en efectivo y útiles destinados al envasado y distribución de droga. Investigaciones posteriores permitieron constatar que, desde varias semanas antes, el huido había venido organizando, en connivencia con otras personas, la venta de una importante cantidad de sustancia estupefaciente. Las gestiones policiales realizadas en el marco de la investigación permitieron averiguar, además, que el reclamado podría encontrarse en España.

Para su detención, los agentes establecieron un dispositivo en la terminal 1 del aeropuerto de Barcelona-El Prat, donde se esperaba que el fugado acudiera a recibir a un familiar. Al detectarse su presencia en la zona, se procedió a su detención.

Alquilaba un apartamento en Serbia para el cultivo de marihuana

Por último, los agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad barcelonesa de Sant Pere de Ribes a un fugitivo al que le constaba una Orden Internacional de Detención emitida por las autoridades de Serbia por un delito de tráfico de drogas.

En el año 2015, en la ciudad serbia de Nis, el reclamado, a través de una tercera persona, alquiló un apartamento con la finalidad de utilizarlo para el cultivo de marihuana y su posterior venta. En un registro efectuado en el mismo, se hallaron 30 partes de marihuana troceada, con un peso de 4,7 kilogramos, así como otras 28 plantas de la misma sustancia. Por estos hechos, en 2016 fue condenado en ausencia a tres años y tres meses de privación de libertad, siendo el cumplimiento de esta condena el motivo de la requisitoria.

Para su detención, los agentes de la Policía Nacional desplegaron un dispositivo de control y vigilancia en las inmediaciones del domicilio del reclamado, obtenido durante las gestiones de investigación practicadas por los agentes. Fue detenido al detectarse su presencia en la zona.

En el momento de su arresto, al reclamado se le intervinieron diversos documentos de identidad, todos a nombre de otra persona. Uno de ellos, incluso, llevaba su fotografía, lo que resulta un claro indicio de uso ilegítimo de esa identidad en el tráfico jurídico y mercantil. Incluso, la había utilizado para iniciar los trámites para regularizar su situación administrativa en España. De esta manera, pretendía eludir las responsabilidades penales que tenía pendientes en su país.

Comentarios