Navarra Digital

El Ayuntamiento de Pamplona acomete la segunda fase de las obras de adecuación de las aceras de la avenida de San Ignacio

Los trabajos de renovación de pavimentos, mejora de recogida de pluviales afectan en esta fase al lado de los números impares
acera
Acera Avenida San Ignacio. Foto Ayuntamiento de Pamplona
El Ayuntamiento de Pamplona acomete la segunda fase de las obras de adecuación de las aceras de la avenida de San Ignacio

El Ayuntamiento de Pamplona ha iniciado la segunda fase de las obras de adecuación de las aceras de la avenida de San Ignacio, que afecta al lado de los números impares. Los trabajos, que se enmarcan en el trabajo constante por parte del Ayuntamiento en la mejora de la vía pública de todos los barrios de la ciudad, consisten en la renovación del pavimento y la optimización de la recogida de pluviales. El presupuesto de esta segunda fase asciende a 30.000 euros y las obras las llevará a cabo la empresa Erri Berri SL. El plazo de ejecución es de cinco semanas.

El pasado mes de abril ya se acometieron las obras en el lado de los números pares para también homogeneizar las diferentes pendientes, mejorar la rígola y la recogida de pluviales y aunar diseños de baldosa. En esta segunda fase se actuará entre Cortes de Navarra y la avenida Roncesvalles, exceptuando el tramo, actualmente en obras, del edificio en la intersección de la propia Cortes de Navarra y San Ignacio. A día de hoy, las aceras de la zona, los bordillos y las rígolas están deterioradas por el paso del tiempo y requieren una importante renovación, a pesar de las intervenciones rutinarias de mantenimiento que se han ido realizando.

Se prevé instalar una nueva línea de recogida de pluviales de los edificios, que vierten bajo acera a la rígola y también se prevé la reposición del bordillo con una pendiente continua que facilite el acondicionamiento de esa rígola, mejorando la evacuación de las aguas pluviales hacia los sumideros y evitando filtraciones al firme de la calzada. Asimismo, se repavimentará con una solera de apoyo que pueda resistir cargas habituales en una ciudad y se instalarán baldosas hidráulicas, idénticas a las ya existentes en la zona, que mejoren el grado de antideslizamiento en casos de lluvia.

La ejecución de estos trabajos producirá afecciones parciales en la parada del autobús ubicada en esa zona y también en el tránsito peatonal. Se habilitarán para ello diversos pasillos para asegurar la accesibilidad a portales, locales y paradas del transporte urbano comarcal. La adecuación de las aceras tendrá en cuenta las indicaciones del área de Seguridad Ciudadana de cara a establecer las acometidas necesarias para futuras marquesinas que se pudieran instalar en ese tramo.

Con esta segunda fase de renovación y adecuación de las aceras en la avenida de San Ignacio, se culminan las intervenciones en esa vía, con la excepción de las manzanas más cercanas al paseo de Sarasate, pendientes de la reurbanización aprobada para ese espacio.

Una renovación constante y progresiva de las aceras de toda la ciudad

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado recientemente el listado de las empresas que, mediante acuerdo marco, llevarán a cabo las obras de rehabilitación de espacios públicos de la ciudad. A través de este acuerdo marco, el Ayuntamiento de Pamplona pretende realizar actuaciones como la renovación de aceras en el Grupo Urdánoz de Etxabakoitz, una nueva fase de renovación de aceras en Mendillorri, la campaña de asfaltado, intervenciones en el talud de la cuesta de Santo Domingo, la reurbanización de las calles Padre Moret y Chinchilla en el Primer Ensanche o la construcción de una acerca en la calle del Muelle en San Jorge.

Los trabajos en calzadas incluyen, más en concreto, la eliminación de blandones u otros problemas subyacentes bajo la pavimentación, la mejora de los sistemas de evacuación longitudinales de aguas pluviales (rígolas) y la renovación del pavimento o refuerzo del existente, según sea conveniente en cada caso. También abarca la implantación de elementos reductores de velocidad fijos, como lomos de asno o similar. Podría incluirse, incluso, la pequeña obra civil necesaria para conseguir el fin de la mejora de las rígolas, tales como recolocación de bordillos, etcétera. Lógicamente, se ejecutaría también la señalización de la vía o cualquier otro trabajo que remate y finalice las actuaciones llevadas a cabo.

Los trabajos de modificación o creación de zonas peatonales consisten en la demolición y preparación de la zona en la que se actúa, con el fin de acometer las intervenciones necesarias. Se incluyen los trabajos que sean necesarios para ello y para dejar la zona totalmente rematada y terminada. Podrían incluirse trabajos relativos a pequeños muros de contención, pasos peatonales y, en general, cualquier trabajo relacionado con las obras generales de urbanización. Asimismo, podrían incluirse también trabajos relativos a las mejoras de las instalaciones necesarias en la urbanización de la ciudad, tales como modificación del alumbrado público o similar.

 

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad