Navarra Digital

¿A QUÉ SUENA EL LEJANO OESTE?

maría suberviola
Ennio Morricone. FOTO: IMAGEN DE ARCHIVO
¿A QUÉ SUENA EL LEJANO OESTE?

El pasado 6 de julio amanecimos con la noticia de que Ennio Morricone, uno de los grandes compositores de la música para cine, había fallecido.

Este compositor italiano compuso más de 500 bandas sonoras para películas, series y documentales, y es autor de las melodías más reconocibles y más míticas de la historia cinematográfica de todos los tiempos.

Muchos millenials somos capaces de reconocer algunos de sus emblemáticos temas sin necesidad de haber visto la película por la que saltaron al archivo musical popular. Esto pasa con las bandas sonoras de westerns como El Bueno, el Feo y el Malo, o Por un puñado de dólares. Este hecho de que la música adquiera identidad propia dice mucho de lo acertado de ésta. Los míticos silbidos de estas composiciones nos transportan directamente al lejano oeste.

Otros de los temas que recordamos por lo emotivo y profundo de sus melodías son los de Cinema Paradiso y La Misión. Con Tarantino trabajó en Kill Bill 2 (con el mítico silbido) y en Los Odiosos 8, por la que ganó un Oscar en 2016.

Morricone ha servido de inspiración para numerosos músicos, como Metallica, quienes solían abrir sus conciertos con su The ectasy of gold, o a los Artic Monkeys, quienes para su canción 505 se basaron en un fragmento de El Bueno, el Feo y el Malo, tema con el que también los Ramones salían al escenario. La banda Muse utiliza un fragmento de Man with a harmónica de la película Once upon a time in the west al comienzo de su mítico tema Knights of Cydonia.

Hay una cosa que está clara, y es que todas estas películas no serían las mismas sin la música que les da vida.

En el cine, la música nunca ocurre por casualidad, está en el momento exacto, en el punto y medida justos para aportar aquello que la escena necesita. Puede influir en las emociones y sensaciones del espectador, anticipando lo que va a ocurrir, como en la famosa escena de Psicosis, o puede ambientar épocas. También puede definir personajes, puede convertirse en un leitmotiv asociado a elementos narrativos (la primera vez que se utilizó fue en King Kong, para evocar al personaje protagonista), o modificar el ritmo y la acción de las escenas.

Incluso puede sustituir diálogos o parte de la secuencia cronológica que son innecesarias para el desarrollo de la trama (en El sueño de mi vida, suena Crazy for you de Madonna mientras los personajes principales se casan), o como recurso para mostrar el paso del tiempo en pocos minutos de secuencia.

En el cine, la música es indisoluble a la trama y es capaz de aportar la intensidad necesaria o de modificar los sentimientos del espectador hacia donde los autores quieran.

La pérdida de Morricone es grande, pero nos queda su gran legado inmortal que poder seguir disfrutando, y quizás a partir de ahora teniendo más presente. Seguimos teniendo grandes compositores del séptimo arte entre nosotros con grandes trabajos a sus espaldas, como John Williams, Hans Zimmer, Alberto Iglesias, Wendy Carlos o Randy Newman. Quizás sus nombres no te suenen, pero te aseguro que conoces muy bien muchas de sus composiciones.

María Suberviola

@musasyfusas

Comentarios