Navarra Digital

RECETA DEL GHEE O MANTEQUILLA CLARIFICADA

intoleranciasmil
RECETA DEL GHEE O MANTEQUILLA CLARIFICADA. FOTO: INTOLERANCIASMIL
RECETA DEL GHEE O MANTEQUILLA CLARIFICADA

Anteriormente os presenté una receta de pollo a la cúrcuma en la que os mencionaba como opción de ingrediente el ghee. Hoy os explico cómo hacer esta maravilla y os comento algunas curiosidades de esta mantequilla.

En Francia, algo parecido, se conoce como mantequilla de avellana (beurre noisette), pues tiene un aroma delicioso a fruto seco. Os puedo asegurar que os haréis adictos a ese maravilloso olor de esta mantequilla tradicional de la cocina hindú, a la que quitamos un montón de elementos nocivos, como las grasas saturadas y las impurezas, y a la que además dejamos sin lactosa y sin caseína por lo que es apta para intolerantes a la lactosa.

Tiene un punto alto de humeo para cocinar, y aunque siempre con un consumo moderado pues es una grasa, no es la única ventaja de este rico aceite, ya que tiene múltiples propiedades, y no solo digestivas, que hacen del ghee un aliado magnífico: mejora la vista, hidrata la piel, es antiinflamatorio, mejora la digestión, alivia la tos...

Os animo a usar una mantequilla de calidad que se notará mucho en el resultado.

-INGREDIENTES-

  • Mantequilla en la cantidad que queráis. Yo usé 1 kilo de mantequilla y me salieron unos 800 gr. de ghee.

 

-ELABORACIÓN-

Echamos la mantequilla en una sartén u olla grande y amplia.

Dejamos que derrita la mantequilla a fuego vivo.

Cuando esté derretida bajamos el fuego para que no se queme.

Empezará a soltar una espuma en la superficie.

Iremos quitando poco a poco esa espuma con una espumadera, cazo o cuchara.

Desechamos toda esa espuma que contiene las impurezas y nos sobra.

Cuando no quede a penas espuma, dejamos un rato más al fuego suave para que obtenga un color caramelo ligeramente tostado pero con mucho cuidado que no se nos queme.

Esa caramelización le dará el riquísimo sabor a avellana o fruto seco.

Dejamos que se vaya atemperando para que pierda el calor.

En el fondo de la olla podremos observar cómo nos queda la proteína caramelizada, la caseína, y que nos es perjudicial para la intolerancia a la lactosa, la cual desecharemos.

Colamos el aceite resultante usando una gasa limpia o un papel de cocina.

Lo podéis conservar durante meses (4 a 6 meses) incluso a temperatura ambiente.

Tenéis más información y recetas en mi Instagram, Facebook y en mis blogs:

https://intoleranciasmil.com

https://elplanetadelossines.com

Aroa I.M.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad