Navarra Digital

El viaje del Alma - Primera parte

En la danza del Universo

 lo que para nosotros es una vida

 para el alma es un pestañeo

hope-5018479_1920
Camino natural hacia la luz. IMAGEN DE ARCHIVO
El viaje del Alma - Primera parte

El alma tiene sentimiento de continuidad.

 Un ser humano vive día, tras día, tras día.

Cuando se duerme se queda inconsciente y cuando se levanta recuerda ayer, antes de ayer, el año pasado, hace cinco años, pero no recuerda sus primeros zapatos o su primer biberón.

Igualmente y como es arriba es abajo. El alma vive vida, tras vida tras vida, y cuando la persona muere, lo percibe como un descanso, como una noche, no como una desaparición.

Así como un mar se compone de gotas que saltan al romper la ola, salimos impulsados por la Energía Universal como células independientes comenzando un periplo de experiencias, llamadas vidas.

La creación del alma individual en forma humana ha comenzado.

En ese primer infinito instante todos somos iguales, es la primera y la última vez que los somos.

El espíritu se individualiza dando lugar a una expresión única llamada Alma que va descendiendo de vibración hasta que una fracción de sí misma se colapsa en un cuerpo que le va a servir de vehículo de experiencia, el ser humano.

Mientras tanto, la parte de nosotros que no ha sido llamada a encarnarse, permanecerá latente rodeando nuestro cuerpo físico con la información completa de nuestra historia. En el momento oportuno, se despertarán capas de experiencia y se incorporarán a nuestra mente consciente con todo su bagaje, positiva y negativamente.

Y ese tiempo es Ahora.

Los llamados guías espirituales se encuentran dentro de ese campo de fuerza. Son como un séquito, partes de nosotros pertenecientes a otra dimensión que pervive paralelamente, y que sí lo permitimos, nos acompañarán aportando consciencia a nuestra vida, intangibles e invisibles al ojo humano, pero disponibles a la espera de ser convocados. Como la nube a la que accedemos en Internet donde guardamos nuestros archivos.

Además de nuestra propia energía acumulada a lo largo de múltiples encarnaciones, nos rodean entidades externas que funcionan como un maestro al que consultas ocasionalmente tus dudas.

Unas veces serán producto de asociaciones individuales de otro tiempo cuyos contratos continúan latentes, y otras veces, serán entidades que están presentes para todo el mundo con el fin de ampliar la consciencia del planeta.

Jesucristo o Buda dejaron a disposición de la humanidad partes de su energía álmica para que accediéramos al conocimiento que habían desarrollado a largo de sus vidas, facilitando así la evolución de la especie humana.

Una vez iniciado el descenso de frecuencia, percibimos el lugar que va a ser más apropiado para nuestra evolución, la ley de la atracción se pone en movimiento y nos trae a un planeta definido por el contraste.

Sin sombra no percibiríamos la luz.

La Tierra, planeta de dualidad.

Día y noche, hombre y mujer, luz y oscuridad, frio y calor, norte y sur.

Un magnífico escenario a nuestra disposición.

La gravedad y el oxígeno gobiernan la vida en la tierra, no podemos verlas, pero sí sentirlas.

Estamos a su merced.

Igualmente

 Nuestra energía espiritual Sabe.

Obedece a sus leyes y dirigirá al alma hacia lo que sea más compatible para su aprendizaje en cada encarnación.

Elegiremos la nación, el entorno que nos aportará el escenario perfecto y los padres que nos darán la biología y genética más apropiada.

Y todo ello sucede desde nuestra aparente ignorancia del proceso.

Después, cuando la persona abandone su expresión física, el Alma comenzará su regreso a casa, la fuente creadora, más rica y sabia que cuando salió de ella.

Este es el gran juego de Dios, esa entidad a la que le atribuimos todo lo que no podemos explicar.

 La diferencia entre un ser humano y otro es la biblioteca viviente que trae en su memoria ancestral desde el principio de su existencia.

Un rosario de vidas compone a cada ser humano.

Conocerlas, comprenderlas y ponerlas en paz es el signo de este tiempo magnificente y significativo.

Y lo que define que nazcamos en un sitio u otro, de unos padres u otros, que vivamos una experiencia u otra en cada vida es.

El plan del alma

En consonancia con nuestra energía espiritual completa, definimos previamente un plan que nos dirija al tipo de aprendizaje que deseamos experimentar. Una vez encarnados, y con nuestras memorias espirituales cerradas, comenzamos a vivir según nuestro diseño interno, aunque no lo veamos de manera consciente.

Un impulso, una vibración, un palpito… nos llevarán por un camino o por el opuesto, y nos unirán a unas personas determinadas para encontrarnos con la experiencia que hayamos decidido vivir.

 En la película “Destino Oculto” de George Nolfi (2011) se ilustra esta idea de manera perfecta. Dos personas que han compartido muchas vidas antes, se cruzan y se reconocen, pero esta vez no está en su diseño la prioridad del amor, sino sus carreras. Hombres de negro a modo de ángeles del destino, vigilan la consecución del plan de cada uno para que se cumpla fielmente lo que traen previamente inscrito.

Los antiguos egipcios hablaban de la Plantilla Ka, un centro etérico que se encuentra en la parte posterior de nuestra cabeza. Dicha plantilla trae la codificación del plan y las metas que el alma vivirá en cada encarnación.

Si ponemos la intención y el trabajo apropiado podemos acceder a la información que traemos para facilitarnos el camino.

Cuando compramos un CD que contiene una película, está todo dentro, principio, desarrollo y final. Solo podremos verla y emocionarnos si la ponemos en un reproductor apropiado.

Necesita una estructura comprensible para la mente lineal.

Igualmente

Nuestra plantilla Ka tiene ya el plan completo y solo encarnados en tres dimensiones, con tiempo, espacio y un físico definido, el alma podrá experimentarse en la tierra con pasado, presente y futuro.

Ahora bien

El libre albedrío también forma parte de nuestra ecuación de vida, no en la medida que creemos, sino en el margen que nos permite nuestro plan de vida.

Cuando un niño entra en la escuela hay reglas que tendrá que obedecer como el uniforme, horarios y materias a estudiar.

El libre albedrío interviene en la manera o velocidad con qué lo haga, pero no en mucho más.

 Mi vida ha discurrido por senderos que siempre sentí prefijados.

Algo indefinible me ha ido llevando a un sitio o a una persona determinada como si una fina cuerda tirará de mí.

Después, de manera retrospectiva, he visto la inteligencia que había detrás de cualquier experiencia que me ha tocado vivir.

Mi familia, salir de mi sitio de origen, los delfines, mi hijo Lucas y otros dos hijos no biológicos que ayudé a criar, los trabajos que he tenido y los amores que he vivido ya estaban convocados por mí antes de que aparecieran.

Matemáticamente trazados por el Plan de mi alma.

La Nueva conciencia trae un tiempo de milagros.

Las altas frecuencias que recibimos en la tierra desde 2012 están destinadas a vaciar lo caduco y a hacer espacio para crear una forma de vivir más conectada con la esencia de nuestro Ser.

Aprovechar el tiempo presente para soltar todo lo pasado de ésta y otras encarnaciones, es más necesario que nunca para la ascensión a un nivel de energía más armonioso.

Si lo permitimos, la energía espiritual transmutará el dolor en amor y con su alquimia abrirá compuertas de conocimiento que enriquecerá nuestras vidas.

El amor y la intención son el motor del cambio.

Cuando te enamoras eres espiritual, cuando ves la carita de tu hijo por primera vez eres espiritual, cuando un amigo te abraza en tu dolor y su amor disuelve tus barreras, estás siendo espiritual.

El amor es más que luz

 Es la Energía creadora que nos rodea de manera permanente y está a nuestra disposición a la espera de ser llamada.

Tenemos un caudal inagotable que olvidamos cuando perdemos la confianza en lo que de verdad somos.

He comprobado infinitas veces en mi trabajo cómo añora el ser humano ese tesoro que siente en su interior y que olvidó por las circunstancias que tuvo que vivir en uno u otro momento de su existencia.

Ayudar a incorporar la espiritualidad en la vida cotidiana con facilidad y alegría es mi mayor deseo.

Saber y sentir que nos pertenece por el hecho de haber nacido y que no está fuera, sino dentro de nosotros.

Hay un dolor implícito en el hecho de ser desconectados de la fuente universal para introducirnos en la experiencia terrenal.

Pasados acumulados de pérdida, desconfianza, persecución o ser aniquilados por nuestra espiritualidad, continúan latentes hasta que sacudamos el polvo y hagamos brillar de nuevo el maravilloso ser que cada uno de nosotros Es.

Querido lector, nunca ha habido ni habrá un ser humano como tú.

Lo que el mundo espera de ti es que te muestres tal y cómo eres, sin miedo, con la certeza de que tu forma de Ser emitirá un tono emocional único y genuino.

Expresar tu energía de forma original es tu única obligación, ser fiel a ti mismo y a tu sentir, tu mejor trabajo.

Si lo deseas, las energías que te pertenecen, y las que nos rodean apoyando el momento presente, te acompañarán suavemente hacia el gozo y la alegría de ser Tú.

Estamos a merced de la inteligencia universal y sus procesos, al igual que nuestras células lo están de nuestras directrices biológicas y sus improntas.

Sin embargo

Este tiempo de cambio no es como otros.

El salto evolutivo en el que estamos ahora es único en la historia de la humanidad.

Tenemos acceso por primera vez a partes de nuestro cerebro que parecía exclusivo de seres grandiosos como Cristo o Buda.

En realidad, creo que vinieron a mostrarnos nuestras posibilidades un poco antes para que ya tuviéramos noticias de lo que cada ser humano albergaba en su interior.

Así, los velos que ocultaban nuestra verdadera esencia, podían comenzar a caer.

Cada uno de nosotros.

Una chispa divina envuelta en densidad.

Me sigo maravillando del juego en el que decidimos involucrarnos los seres humanos, cómicos animales de dos patas, creyéndonos impotentes y alimentándonos de dramas, solo para re-descubrir nuestro brillo, belleza y bondad inherente.

 Cuando ocurre la concepción de una nueva vida, comienza una multiplicación celular que se alimenta de la propia evolución presente en el óvulo y el espermatozoide.

Ese milagro no es visible desde el exterior.

 Ocurre en la profundidad del vientre materno, oculto.

Al tercer o cuarto mes vemos una barriga incipiente y tienen que pasar nueve meses para que veamos al bebé.

Asimismo

La nueva frecuencia presente en la tierra, paulatina y progresivamente, despierta una nueva concepción del mundo. De la misma manera debe estar primero en un lugar profundo y oculto, nuestro interior, mientras se gesta un proceso de crecimiento que se traspasará a la parte humana en el momento apropiado.

Mente, cuerpo, emociones y espíritu se darán la mano en equilibrio.

Obedientes a los ciclos evolutivos del Universo, estamos inmersos en un tiempo de cambio y ampliación de consciencia, cada alma individual lo sabe y se dispone a abrirse a ella como una flor de loto.

Si no fuera así, no estaríamos aquí, nos mantendríamos en el plano sublime esperando un tiempo más propicio.

Ese momento es Ahora

Igual que la chispa que inicia la concepción de una nueva vida en un mágico momento. Estamos recibiendo ahora esa misma Energía.

La de la Creación con mayúsculas.

Que en este Infinito Instante se derrama sobre la Tierra dando lugar a un futuro y nuevo ser humano.

Es un extracto del libro

EL INFINITO INSTANTE

Espiritualidad a pie de calle

Escrito por Beatriz Cuairan

Disponible en Sucursal de Luz

 

Sucursal de Luz

Calle Mayor, 77 31001 Pamplona
Teléfono +34 948 221 637
Email: info@sucursaldeluz.com

http://www.sucursaldeluz.com/tiendas

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad