Navarra Digital

UN CUENTO PARA ESTOS MOMENTOS ESPECIALES

Quiero compartir con vosotros este antiquísimo cuento:

PHOTO-2020-04-04-15-33-58
FOTO: MARTA SALAS
UN CUENTO PARA ESTOS MOMENTOS ESPECIALES

Un hombre es atrapado por una terrible tormenta de viento y lluvia mientras atraviesa el desierto. Ciego de rumbo y luchando contra la arena que le lastima la cara, avanza con gran dificultad tirando de las riendas de su caballo y controlando de vez en cuando a su perro. De pronto, el cielo ruge y un rayo cae sobre los tres matándolos instantáneamente.

                La muerte ha sido tan rápida y tan inesperada que ninguno de ellos se da cuenta, y siguen avanzando, ahora por otros desiertos, sin notar la diferencia.

                En el cielo la tormenta se disipa y rápidamente un sol abrazador empieza a calentar la arena, haciendo sentir a los caminantes la urgencia de reposo y agua.

                Pasan las horas; nunca anochece. El sol parece eterno y la sed se vuelve desesperante.

                De pronto el hombre ve, delante, un ojo de agua, palmeras, sombra, y los tres corren hacia allí.

                Al llegar, descubren que el lugar está cercado y que un guardia cuida la entrada debajo del portal que dice:

<<Paraíso>>

El viajero pide permiso para pasar a beber y descansar y el guardia contesta:

                -Tú puedes pasar, desconocido, pero tu caballo y tu perro deben quedar afuera.

                -Pero ellos también tienen sed y además vienen conmigo -dice el hombre.

                -Te entiendo -contesta el guardia-, pero éste el paraíso de los hombres, y aquí no pueden entrar animales. Lo siento.

                El hombre mira el agua… y la sombra. Está agotado y sin embargo…

                -Así no -dice.

                Toma las riendas de su caballo, silba a su perro y sigue andando.

                Unas horas, unos días o unas semanas más tarde, el grupo encuentra un nuevo oasis. Al igual que el otro, está rodeado de una cerca, al igual que aquel está custodiado por un guardia. Hay un cartel:

<<Paraíso>>

-Por favor -dice el hombre-, necesitamos agua y descanso.

-Claro, adelante -dice el guardia.

-Es que yo no entraré sin mi caballo y sin mi perro -advierte el hombre.

-Claro. A quién se le ocurre. Todos los que llegan son bienvenidos -contesta el guardia.

El hombre se lo agradece y los tres corren a hundir su cara en el agua fresca.

-Pasamos por otro <<Paraíso>> antes de llegar aquí -dice el viajero, después de un rato-, pero no me dejaron entrar con ellos…

-Ah, sí…- dice el guardia-. Ese lugar es el Infierno.

-Pero qué barbaridad -se queja el hombre-, ustedes deberían hacer algo para sacarlos del camino al Paraíso.

-No -aclara el hombre vestido de blanco-, en realidad nos hacen un gran servicio. Ellos evitan que lleguen hasta aquí los que son capaces de abandonar a sus amigos…

Como dije.

                Nadie llega muy lejos sin el amor de otros.

                Nadie llega a ningún lado olvidándose de los que ama.

(Extraído de un libro de Jorge Bucay)

 

 

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de ...

después de terminar la carrera,

después de conseguir trabajo,

después de casarnos,

después de tener un hijo, … y luego, después de tener otro.

Entonces nos sentimos frustrados porque nuestros hijos no son lo suficientemente mayores y pensamos que seremos más felices cuando crezcan y dejen de ser niños.

Después nos desesperamos porque son adolescentes, difíciles de tratar; pensamos: seremos más felices cuando salgan de esa etapa.

Luego decidimos que nuestra vida será completa cuando a nuestro esposo o esposa le vaya mejor, cuando tengamos un mejor coche, una casa más espaciosa, cuando podamos ir de vacaciones, cuando consigamos el ascenso, cuando nos retiremos …

Pero La verdad es que … NO HAY MEJOR MOMENTO PARA SER FELIZ QUE AHORA MISMO.

Si no es ahora, ¿cuándo? … Porque la vida siempre estará llena de luegos, de retos.

¡Es mejor admitirlo y decidir ser felices ahora!

De todas formas, no hay un luego, ni un camino para la felicidad, la felicidad es el camino y es AHORA

.... ATESORA CADA MOMENTO QUE VIVES y atesóralo más porque lo compartiste con alguien especial; tan especial que lo llevas en tu corazón

… y recuerda que EL TIEMPO NO ESPERA POR NADIE.

Así que DEJA DE ESPERAR

hasta que termines la Universidad,

hasta que te enamores,

hasta que encuentres trabajo,

hasta que te cases,

hasta que tengas hijos,

hasta que se vayan de casa,

hasta que te divorcies,

hasta que pierdas esos diez kilos,

hasta el viernes por la noche o hasta el domingo por la mañana;

hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno,

… o hasta que te mueras,

para decidir que NO HAY MEJOR MOMENTO QUE JUSTAMENTE ÉSTE PARA SER FELIZ....

LA FELICIDAD ES UN TRAYECTO, NO ES UN DESTINO.

TRABAJA COMO SI NO NECESITARAS DINERO,

AMA COMO SI NUNCA TE HUBIERAN HERIDO,

BAILA COMO SI NADIE TE ESTUVIERA VIENDO.



Fuente: Modificado del original - Anónimo recibido por internet (Feb/05)

Sucursal de Luz

Calle Mayor, 77 31001 Pamplona
Teléfono +34 948 221 637
Email: info@sucursaldeluz.com

http://www.sucursaldeluz.com/tiendas

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad