Navarra Digital

Almas gemelas

Almas gemelas,

Almas afines,

Almas compañeras

Primera parte

portrait-3113651_1920
Almas gemelas. IMAGEN DE ARCHIVO
Almas gemelas

Y así como en nuestra vida diaria nos acompañamos de familia, amigos o parejas para aprender, evolucionar y disfrutar, el alma se reencontrará con antiguos compañeros para continuar su experiencia en la tierra.

Desde su perspectiva, cien o mil años no importan.

Antes de reencarnar, en el plano sublime el alma decide con quién volverá a coincidir, bien para solucionar antiguas disputas, procurarse un fiel camarada o para vivir un amor que quedó inconcluso.

Almas gemelas, afines o compañeras son atraídas a nuestra vida y nos dotan de la experiencia necesaria para completar nuestro aprendizaje.

Antes de nacer, imprimimos en nuestro ser la corriente de frecuencia y vibración que compartiremos con antiguos compañeros.

Las Almas se relacionan de distintas maneras dependiendo del plan de vida que hayan diseñado para su actual encarnación, conocer qué tipo de vínculo nos une nos ayudará a entender mejor nuestras actuales relaciones.

Si tomamos conciencia del escenario entero que nos gobierna, veremos cómo nada es lo que parece a primera vista.

Cuenta Platón en su libro “El banquete” el mito de las almas gemelas.

Seres de dos cabezas, cuatro brazos y cuatro piernas se enfrentan a los dioses perdiendo la batalla. Para castigar su osadía, Zeus corta por la mitad a cada ser condenándolo a buscar eternamente a su contraparte.

Se ilustra así el mito del amor romántico.

Sea como fuere, entre las almas hay distintos tipos de asociaciones que elegiremos antes de venir para enriquecer nuestra experiencia en la tierra.

Las Almas Gemelas se conocen profundamente de muchas encarnaciones. Han sido matrimonios o parejas durante múltiples vidas y esa vibración se mantiene activa.

Le mueve el anhelo de reunirse, de volver a ser uno, ya que sin su contraparte se sienten incompletos.

Lo que más les define es que son dos energías que una vez unidas tienen la capacidad de crear una tercera. Sólo las almas gemelas tienen esta prerrogativa.

Se inspiran mutuamente y cada uno alumbra en el otro su mejor parte, se suman, dando lugar a algo mayor que dos individualidades juntas.

Uno más uno es más que dos.

No solo pueden traer hijos al mundo, sino que son capaces de crear algo más profundo, y con efecto para otros, una obra, un proyecto, un legado.

Siempre son pareja, ya que para darse esta unión donde el alma está íntimamente involucrada se necesita la frecuencia que imprime la energía sexual.

Si se encuentran en etapas donde no están sintonizados, se unirán para provocarse un profundo aprendizaje que depure sus antiguas memorias.

Su mutua transformación será un trampolín que acelerará su evolución.

Sin embargo, aunque coincidan en el mismo tiempo y lugar, no siempre tendrán que estar juntos, ya que los aprendizajes individuales prevalecerán.

Como siempre, es cuestión de elección.

Si dos almas han compartido infinidad de vidas, a veces necesitarán una separación temporal para experimentar distintas situaciones individualmente.

Una vez se reúnan en otra encarnación habrán incorporado distintos matices de experiencia para incrementar su mutuo aprendizaje.

En la vida humana, cuando una pareja comparte trabajo y llegan a casa por la noche, no tendrán tanto que contarse como las parejas que trabajan en entornos distintos.

Cuenta el maestro Saint Germain en su libro “Almas gemelas” cómo, después de múltiples vidas juntos, se encuentra con Portia, su contraparte en un tiempo donde él que está orientado a una vida mundana, la pareja no es su prioridad.

En otro tiempo, en unos campos de un pueblo cualquiera, una joven muchacha va al molino después de recoger el trigo.

Un apuesto caballero se acerca atraído por su belleza y por un aire que le resulta familiar. Ya de frente, ambos sienten un amor instantáneo, fuera de toda duda, se reconocen.

Sus corazones rebosan felicidad y sus ojos se entrelazan sin fisuras.

En su aparente primera conversación, hay un flujo de energía álmica que les conecta con la profundidad de su unión.

A la vez, sienten que sus caminos tienen rutas diferentes, aprendizajes dispares que les impiden estar juntos de nuevo. Conscientes de que una vida es un suspiro, acuerdan soltar el deseo de su mutua compañía y liberar al otro en esa encarnación.

Prometen seguir amándose desde el nivel del alma.

La vibración única que les une, les acompañará en sus experiencias por separado, aportándose el uno al otro una energía extra sabiendo que se reencontrarán en la siguiente vida donde podrán compartir su mutuas experiencias.

Imaginaos la avenida principal de cualquier ciudad.

Dos personas caminando juntas por ella, llegan a una bifurcación que se divide en dos calles, cada uno toma un camino y tras recorrerlo en el tiempo que necesiten llegan a una plaza donde vuelven a confluir ambas calles.

Los dos habrán visto y vivido distintas cosas, se habrán encontrado con diferentes personas y la experiencia que han incorporado alimentará a ambos y a su renovada relación.

Ése es el recorrido que a día de hoy muchas almas están transitando.

Cuando dos almas gemelas tienen la suerte de encontrarse Enel mismo tiempo y lugar, dentro de experiencias compatibles, dan lugar a vidas llenas de sentido. La tranquilidad que sienten en su interior al saberse profundamente acompañados les evita la búsqueda del amor, con el consiguiente gasto de energía, les permite la apertura a otros ámbitos de experiencia.

Juntos, tienen la capacidad de trascender lo antigua y crear nuevos paradigmas.

Pueden alumbrar hijos muy evolucionados o empresas destinada al bien común a gran escala.

 

 

Es un extracto del libro

EL INFINITO INSTANTE

Espiritualidad a pie de calle

Escrito por Beatriz Cuairan

Disponible en Sucursal de Luz

 

Sucursal de Luz

Calle Mayor, 77 31001 Pamplona
Teléfono +34 948 221 637
Email: info@sucursaldeluz.com

http://www.sucursaldeluz.com/tiendas

 

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad