Navarra Digital

PAMPLONA JAZZ/IRUÑA JAZZ

Entrevista a Ramón García miembro de la asociación navarra Pamplona Jazz/Iruña Jazz

Hoy nos acompaña Ramón García miembro de  la asociación Pamplona Jazz/Iruña Jazz.

Un proyecto en el que los jóvenes aprenden el lenguaje del Jazz y la improvisación desde la práctica instrumental junto a profesionales cualificados, conociendo muy de cerca los valores que esta música aporta en las personas. Esta manera de trabajar les hace crecer, respetarse y apoyarse.

Os dejamos con la entrevista, esperamos que os guste tanto como a nosotros hacerla.

PHOTO-2021-03-23-12-13-50 (1)
Ramón García, tocando el piano. Pamplona Jazz/Iruña Jazz. Autor fotografía: Paul Arciniega
Entrevista a Ramón García miembro de la asociación navarra Pamplona Jazz/Iruña Jazz

Lo primero queremos agradecerte a ti Ramón y a todos los que formáis Pamplona Jazz/Iruña Jazz, el haber aceptado esta entrevista con nosotros.

Gracias a vosotros por vuestro interés en conocer y difundir este proyecto.

¿Cuál fue el origen de Pamplona Jazz/Iruña Jazz?

Pamplona Jazz/Iruña Jazz nace como una iniciativa del saxofonista navarro Iñaki Rodríguez, junto al cual llevo tiempo colaborando en diferentes proyectos musicales. El objetivo principal de la asociación es impulsar el jazz en Navarra y ayudar, tanto a jóvenes jazzistas, como a profesionales que eligen nuestra ciudad como lugar de residencia, a desarrollar sus carreras musicales.

¿Quiénes formáis este bonito proyecto?

La gestión de la asociación corre a cargo de Iñaki Rodríguez, Luisa Brito, Hilario Rodeiro y yo mismo, todos nosotros músicos que desempeñamos diferentes funciones dentro de ésta. Pero el proyecto completo agrupa hasta 60 músicos colaboradores, en su mayor parte navarros, con un amplio abanico de edades. Entre ellos se encuentran jóvenes que paralelamente se forman en el Conservatorio Profesional y Superior, junto a profesionales del jazz que tienen carreras ya consolidadas. Estos colaboradores componen las tres bandas que dan vida a la asociación: la Pamplona Jazz Brass Band, con música de Nueva Orleans, la Pamplona Jazz Big Band, formada por los músicos más jóvenes de la asociación y la Pamplona Jazz Orquesta, de carácter profesional y de la que yo mismo soy pianista y director.

¿Cómo ha sido el recorrido del proyecto desde su inicio y qué es lo que os gustaría conseguir a lo largo de vuestro proyecto musical?

La verdad es que en los dos años de andadura de la asociación la cantidad de proyectos que se han desarrollado ha sido enorme, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una asociación no lucrativa. Y desde luego afrontar este trabajo con una pandemia de por medio no hace más que añadir emoción y retos. El último en el que estamos inmersos ahora mismo es la grabación del primer disco de la Pamplona Jazz Orquesta junto al trombonista y compositor holandés Ilja Reijngoud y las cantantes Deborah Carter y Elizabeth Simonian. Todos ellos músicos con una gran reputación a nivel internacional. Concretamente Ilja Reijngoud ha trabajado para las mejores Big Bands de Europa, como la WDR Big Band o la Metropole Orchestra, además de ser un prestigioso pedagogo y tener en su haber el premio internacional de composición Thelonious Monk. De hecho, el repertorio de la grabación estará compuesto por obras inéditas del propio Ilja Reijngoud, lo cual es todo un honor para nosotros y para el jazz en Navarra. Para ello hemos lanzado una campaña de crowfunding a través de la plataforma Verkami, a la que cualquier interesado en difundir y apoyar el proyecto puede acceder desde este enlace: https://www.verkami.com/projects/29603-pamplona-jazz-orquesta-meets-ilja-reijngoud.

¿Podrías hablarnos de lo que ofrecéis en vuestro proyecto?

Fundamentalmente la asociación Pamplona Jazz/Iruña Jazz trata de formar a músicos jóvenes en el jazz de una manera más tradicional. Esto es, a través de su participación en diferentes formaciones instrumentales y tocando junto a profesionales consolidados. Esto se traduce en un aprendizaje por inmersión y resulta muy motivante para los jóvenes. Pero además desarrollamos talleres para jóvenes y colaboramos con entidades relacionadas con la inclusión, como es el caso de ASORNA. Todas estas actividades se pueden conocer a través de nuestro blog www.pamplonajazz.com.

¿Cuál es la instrumentación del Jazz principalmente?

Todo el mundo tiene grabada la imagen de un pequeño cuarteto de jazz con un saxofón o un trompeta, un piano, un contrabajo y una batería en un bar lleno de humo a altas horas de la madrugada. Esta imagen, más propia de los años 40 del pasado siglo, se ha vendido mucho a través de la televisión y el cine, y en cierta manera existe todavía (¡sin humo por suerte para la salud del músico!). Sin embargo, el jazz hoy día es un género en el que se puede trabajar con cualquier tipo de formación, desde tocar solo, a tocar con una orquesta del tamaño de una sinfónica como es el caso de la Metropol Orquestra.

¿Qué significa el Jazz para vosotros?

Para mí el jazz es una de las mejores y más gratificantes formas de expresar la voz que uno tiene en su interior. Pero a la vez es un lenguaje universal en el verdadero sentido de la palabra y una fuente de valores para vivir la vida.

¿Tocar en una banda de Jazz se parece en algo a jugar en un equipo?

Totalmente. En una banda de jazz el resultado final es una suma de todos. Además, entra en juego el factor de la comunicación entre músicos a través del lenguaje del jazz, que hace que la música exprese algo verdadero y no sea una mera ejecución. Pero esto implica una voluntad por parte del músico y esa es una de las partes más complejas.

¿A qué le debería dedicar más tiempo un músico: a estudiar la parte técnica, a escuchar música, a tocar en vivo, ¿a ensayar?

La clave está en el equilibrio. Todos los grandes músicos con los que he tenido el placer de compartir escenario apuntan a las mismas cuestiones: equilibrar el estudio y el trabajo técnico para que en el momento de improvisar en un escenario las ideas musicales puedan fluir con naturalidad y expresarse a través del instrumento, sin pensar. Y por supuesto, cuanta más música se escuche, más se llena la imaginación de nuevas ideas.

David Murray, saxofonista tenor, en una entrevista dijo “El jazz te hace mejor persona”. ¿Qué opinas?

Yo creo que el jazz potencia la personalidad de cada uno y eso puede ser para bien, en muchos casos, pero para no tan bien en otros. Aunque he de decir que me he encontrado más casos de los primeros ¡por suerte!

Y por último ¿Qué consejos le darías a alguien que quiera iniciarse en esta disciplina universal?

Que se ponga en contacto con Pamplona Jazz. ¡Le recibiremos con los brazos abiertos!

Queremos dar las gracias a Ramón García  y a todos los componentes de la asociación PAMPLONA JAZZ / IRUÑA JAZZ  por dejarnos conocer su trabajo y permitirnos adentrarnos en el apasionante mundo del Jazz.

PAMPLONA JAZZ / IRUÑA JAZZ

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad